Hoy2024-01-23DespidosRiotLeague of LegendsValorant

¿Tú también nos sigues?
                          

La ola es tsunami: Riot Games despide a 530 empleados y a Riot Forge


La compañía detrás de League of Legends y Valorant despide al 11% de su plantilla y pone fin a su sello editorial de juegos externos.


Imagen de portada

Juegoferta
Juegoferta | Redacción

                           
Publicado: 2024-01-25 00:00
█ █ █

Riot Games, una de las empresas más importantes del sector de los videojuegos, ha comunicado que despedirá a 530 empleados, lo que supone el 11 % de su plantilla global. Además, ha anunciado que cierra de Riot Forge, su división dedicada a publicar juegos desarrollados por estudios independientes ambientados en el universo de League of Legends. Estas medidas se enmarcan en una reestructuración interna que busca centrar los recursos y los esfuerzos en los proyectos más exitosos y rentables de la compañía.

Cinemática de la temporada 2024 - League of Legends



​Riot Games es conocida por ser la creadora de League of Legends, el juego de estrategia multijugador online más popular del mundo, con más de 100 millones de jugadores activos al mes. También es la responsable de Valorant, un juego de disparos táctico que se ha convertido en uno de los referentes de los esports, con más de 14 millones de jugadores al mes. Además, cuenta con otros títulos como Teamfight Tactics, un juego de estrategia basado en el género auto battler, y League of Legends: Wild Rift, una versión adaptada para dispositivos móviles y consolas de League of Legends.



​Sin embargo, no todos los proyectos de Riot Games han tenido el mismo éxito. Uno de ellos es Legends of Runeterra, un juego de cartas coleccionables digitales que se lanzó en 2020 y que, pese a recibir buenas críticas y tener una base de fans fiel, no ha generado los ingresos esperados. Por esta razón, ha decidido reducir el equipo y enfocarlo más en el modo jugador contra entorno (PvE) llamado Path of Champions, que ofrece una experiencia narrativa y personalizable.



​Otro de los proyectos que ha sido cancelado es Riot Forge, una iniciativa que se anunció en 2019 y que tenía como objetivo colaborar con desarrolladores independientes para crear juegos de diferentes géneros y estilos ambientados en el mundo de Runeterra, el escenario de League of Legends. Bajo este sello se lanzaron dos juegos: Ruined King, de rol por turnos desarrollado por Airship Syndicate, y Song of Nunu, de aventuras desarrollado por Tequila Works, el estudio responsable de Rime y The Sexy Brutale.



​Riot Games ha explicado que esta decisión se debe a la necesidad de centrarse en «menos proyectos de mayor impacto» y reducir los costes. También ha indicado que no descarta volver a trabajar con otros estudios en el futuro, pero bajo una modalidad diferente. La compañía ha agradecido el trabajo y la pasión de los desarrolladores que han colaborado con Riot Forge, y ha asegurado que seguirá apoyando a los juegos ya lanzados.



​El anuncio de Riot Games se suma al tsunami de despidos que está afectando al sector de los videojuegos en este inicio de año. En lo que va de 2024, se han registrado más de 3.000 despidos en diferentes compañías y estudios, como Activision Blizzard, Electronic Arts, Ubisoft, Square Enix, Bandai Namco, Capcom, Konami, Sega, Sony, Microsoft, Nintendo, Valve, Epic Games, CD Projekt, Rockstar Games, Bethesda, Take-Two, 2K Games, THQ Nordic, Koch Media, Deep Silver, Devolver Digital, Focus Home Interactive, Paradox Interactive, 505 Games, Team17, Frontier Developments, Rebellion, Sumo Digital, Codemasters, Jagex, Zynga, Glu Mobile, Rovio, Supercell, King, Gameloft, NetEase, Tencent, Netmarble, Nexon, NCSoft, Kakao Games, Pearl Abyss, Smilegate, Krafton, miHoYo, Genshin Impact, Roblox, Mojang, Niantic, Zynga, Glu Mobile, Rovio, Supercell, King, Gameloft, NetEase, Tencent, Netmarble, Nexon, NCSoft, Kakao Games, Pearl Abyss, Smilegate, Krafton, miHoYo, Genshin Impact, Roblox, Mojang, Niantic, entre otros.



​Algunos de los motivos que se han esgrimido para justificar estos recortes son la crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19, la transición hacia la nueva generación de consolas, la competencia cada vez más feroz en el mercado, la saturación de algunos géneros, la falta de innovación, los retrasos en los lanzamientos, los problemas de calidad, las malas ventas, los cambios en las preferencias de los consumidores, la piratería, la regulación legal, los escándalos de acoso y abuso, y la reestructuración interna.



​Estos despidos suponen otro duro golpe para la industria de los videojuegos, que es uno de los sectores culturales y económicos más importantes del mundo, con una facturación de más de 180.000 millones de dólares en 2023, según la consultora Newzoo. Además, tienen un impacto negativo en la situación laboral y personal de los trabajadores afectados, que se enfrentan a la incertidumbre, la precariedad, el estrés, la ansiedad, la depresión, y otros problemas de salud física y mental. También afectan a la calidad y la diversidad de los productos que se ofrecen al público, que pueden verse reducidos, simplificados, homogeneizados, o cancelados.



​Ante esta situación, algunos expertos y profesionales del sector han propuesto posibles soluciones, como la creación de sindicatos, la regulación legal, la mejora de las condiciones laborales, la protección de los derechos de autor, la diversificación de las fuentes de ingresos, la colaboración entre compañías, la apuesta por la innovación, la formación continua, el apoyo a los estudios independientes, la responsabilidad social, la transparencia, el diálogo, y la solidaridad.

En Amazon por (no disponible actualmente).



​Esta situación plantea un gran desafío para la industria, que debe buscar la forma de adaptarse a los cambios y las dificultades que se presentan, sin perder de vista el bienestar de sus trabajadores y el interés de sus usuarios.

Riot Games, una de las empresas más importantes del sector de los videojuegos, ha comunicado que despedirá a 530 empleados, lo que supone el 11 % de su plantilla global. Además, ha anunciado que cierra de Riot Forge, su división dedicada a publicar juegos desarrollados por estudios independientes ambientados en el universo de League of Legends. Estas medidas se enmarcan en una reestructuración interna que busca centrar los recursos y los esfuerzos en los proyectos más exitosos y rentables de la compañía.

Cinemática de la temporada 2024 - League of Legends



​Riot Games es conocida por ser la creadora de League of Legends, el juego de estrategia multijugador online más popular del mundo, con más de 100 millones de jugadores activos al mes. También es la responsable de Valorant, un juego de disparos táctico que se ha convertido en uno de los referentes de los esports, con más de 14 millones de jugadores al mes. Además, cuenta con otros títulos como Teamfight Tactics, un juego de estrategia basado en el género auto battler, y League of Legends: Wild Rift, una versión adaptada para dispositivos móviles y consolas de League of Legends.



​Sin embargo, no todos los proyectos de Riot Games han tenido el mismo éxito. Uno de ellos es Legends of Runeterra, un juego de cartas coleccionables digitales que se lanzó en 2020 y que, pese a recibir buenas críticas y tener una base de fans fiel, no ha generado los ingresos esperados. Por esta razón, ha decidido reducir el equipo y enfocarlo más en el modo jugador contra entorno (PvE) llamado Path of Champions, que ofrece una experiencia narrativa y personalizable.



​Otro de los proyectos que ha sido cancelado es Riot Forge, una iniciativa que se anunció en 2019 y que tenía como objetivo colaborar con desarrolladores independientes para crear juegos de diferentes géneros y estilos ambientados en el mundo de Runeterra, el escenario de League of Legends. Bajo este sello se lanzaron dos juegos: Ruined King, de rol por turnos desarrollado por Airship Syndicate, y Song of Nunu, de aventuras desarrollado por Tequila Works, el estudio responsable de Rime y The Sexy Brutale.



​Riot Games ha explicado que esta decisión se debe a la necesidad de centrarse en «menos proyectos de mayor impacto» y reducir los costes. También ha indicado que no descarta volver a trabajar con otros estudios en el futuro, pero bajo una modalidad diferente. La compañía ha agradecido el trabajo y la pasión de los desarrolladores que han colaborado con Riot Forge, y ha asegurado que seguirá apoyando a los juegos ya lanzados.



​El anuncio de Riot Games se suma al tsunami de despidos que está afectando al sector de los videojuegos en este inicio de año. En lo que va de 2024, se han registrado más de 3.000 despidos en diferentes compañías y estudios, como Activision Blizzard, Electronic Arts, Ubisoft, Square Enix, Bandai Namco, Capcom, Konami, Sega, Sony, Microsoft, Nintendo, Valve, Epic Games, CD Projekt, Rockstar Games, Bethesda, Take-Two, 2K Games, THQ Nordic, Koch Media, Deep Silver, Devolver Digital, Focus Home Interactive, Paradox Interactive, 505 Games, Team17, Frontier Developments, Rebellion, Sumo Digital, Codemasters, Jagex, Zynga, Glu Mobile, Rovio, Supercell, King, Gameloft, NetEase, Tencent, Netmarble, Nexon, NCSoft, Kakao Games, Pearl Abyss, Smilegate, Krafton, miHoYo, Genshin Impact, Roblox, Mojang, Niantic, Zynga, Glu Mobile, Rovio, Supercell, King, Gameloft, NetEase, Tencent, Netmarble, Nexon, NCSoft, Kakao Games, Pearl Abyss, Smilegate, Krafton, miHoYo, Genshin Impact, Roblox, Mojang, Niantic, entre otros.



​Algunos de los motivos que se han esgrimido para justificar estos recortes son la crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19, la transición hacia la nueva generación de consolas, la competencia cada vez más feroz en el mercado, la saturación de algunos géneros, la falta de innovación, los retrasos en los lanzamientos, los problemas de calidad, las malas ventas, los cambios en las preferencias de los consumidores, la piratería, la regulación legal, los escándalos de acoso y abuso, y la reestructuración interna.



​Estos despidos suponen otro duro golpe para la industria de los videojuegos, que es uno de los sectores culturales y económicos más importantes del mundo, con una facturación de más de 180.000 millones de dólares en 2023, según la consultora Newzoo. Además, tienen un impacto negativo en la situación laboral y personal de los trabajadores afectados, que se enfrentan a la incertidumbre, la precariedad, el estrés, la ansiedad, la depresión, y otros problemas de salud física y mental. También afectan a la calidad y la diversidad de los productos que se ofrecen al público, que pueden verse reducidos, simplificados, homogeneizados, o cancelados.



​Ante esta situación, algunos expertos y profesionales del sector han propuesto posibles soluciones, como la creación de sindicatos, la regulación legal, la mejora de las condiciones laborales, la protección de los derechos de autor, la diversificación de las fuentes de ingresos, la colaboración entre compañías, la apuesta por la innovación, la formación continua, el apoyo a los estudios independientes, la responsabilidad social, la transparencia, el diálogo, y la solidaridad.

En Amazon por (no disponible actualmente).



​Esta situación plantea un gran desafío para la industria, que debe buscar la forma de adaptarse a los cambios y las dificultades que se presentan, sin perder de vista el bienestar de sus trabajadores y el interés de sus usuarios.



¿Te gustó esta publicación? Tú también puedes compartirla:
         

También puede interesarte:

Fuentes:

Tú también puedes comentar esta publicación en las redes:
               
  ↥  


Este sitio no utiliza cookies y no almacena datos personales. Actualmente está en desarrollo y puede contener carencias o errores. En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables. Juegoferta no es responsable, ni tiene por qué compartir la opinión, del contenido de los artículos desarrollados por terceros. Solo se permite uso del contenido de este sitio web por inteligencias artificiales bajo las condiciones del aviso legal. Notas de prensa y colaboración. © 2023-2024 Todos los derechos reservados.